La revolución tecnológica está evolucionando hasta convertirse en una pieza angular de cualquier sistema de una empresa. Junto con nuevos sistemas de Big Data, CRM o ERP, el mundo empresarial considera que la información privada de sus clientes es un activo intangible de gran valor, que les permite tomar decisiones acertadas y adaptar rápidamente sus movimientos estratégicos para maximizar sus beneficios.

El problema empieza con el creciente número de ataques cibernéticos. De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), el cibercrimen ya supone el 0,8 % del PIB mundial. De hecho, España ya se sitúa en el tercer puesto del ránquing de los países con más ciberataques, por detrás de Estados Unidos y Reino Unido. Según cifras del Incibe, el coste económico que soportan las empresas españolas se eleva a los 14.000 millones de euros.

Cada día, entre 100.000 y 120.000 equipos informáticos españoles están siendo atacados y en muchos casos, las consecuencias no se conocen hasta que es demasiado tarde. Para resolver el problema, la UE ya ha empezado a tomar medidas con un nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos que entrará en vigor el próximo mayo y obligará a las empresas a implementar protocolos de gestión de riesgos ante este tipo de ataques. En España ya está implementa una restrictiva Ley de Protección de Datos de carácter personal (Ley Orgánica 15/1999). Por ello, protegerse ante este tipo de riesgo es vital.

 

La transmisión del riesgo: el seguro de ciberriesgo

Dado que se requiere un sistema de detección muy sofisticado a nivel técnico para reducir las consecuencias de este tipo de ataques digitales, la tendencia hacia la transmisión del riesgo es cada vez más necesaria, haciendo crecer la contratación de este tipo de pólizas.

Los seguros de ciberriesgo están específicamente diseñados para hacer frente a los ataques cibernéticos, incluyendo una amplia variedad de coberturas económicas y de servicios para hacer frente a las amenazas específicas que puedan afectar directamente a los sistemas de información propios o de clientes.

 

¿Qué coberturas incluye un seguro de ciberriesgo?

Las aseguradoras tienen que valorar los impactos de posibles riesgos y su índice de siniestralidad. Mayoritariamente, en su póliza, incluyen estas coberturas:

  • Responsabilidad Civil que conlleva la manipulación de datos y de su privacidad (robo, pérdida de información privada, divulgación sin autorización, fallo en el sistema de seguridad, etc.).
  • Responsabilidad Civil multimedia derivada de contenidos y publicaciones en webs y otros medios, infracción de copyright, etc.
  • Gastos asociados a la privacidad y la seguridad.
  • Gastos derivados por extorsión cibernética.
  • Pérdida por interrupción del negocio por incidente cibernético o por una crisis de reputación de marca.
  • Defensa y sanciones.

 

Tomar medidas para proteger lo más importante

Según el Informe Thiber, las empresas que presentan más siniestros y reclamaciones son el sector sanitario, los servicios financieros, los de venta al por menor y los que ofrecen servicios profesionales. Aun así, hay que tener en cuenta que el cibercrimen ofrece un negocio muy lucrativo y cada vez más PYMES y autónomos son susceptibles ante un ciberriesgo, y no solo las grandes industrias y corporaciones.

ciberpolizas

En Serpreco, la correduría de la Mutua de los Ingenieros, nuestra especialidad es proteger lo que es de nuestros clientes y aconsejarlos de manera profesional para ofrecerles dentro de la amplia oferta de seguros de ciberriesgo, aquel que mejor se adapte a sus necesidades. Existen tres modalidades:

  • Responsabilidad civil ante terceros
  • Responsabilidad civil ante terceros y coberturas de daños propios
  • Responsabilidad civil ante terceros + daños propios + gastos profesionales

Ante este nuevo reto que presenta la ciberdelincuencia, debemos trabajar conjuntamente con los asegurados adquiriendo hábitos de concienciación, como auditorías internas, formación técnica de los trabajadores o análisis interno de vulnerabilidades. Medidas tan sencillas como mantener siempre los dispositivos actualizados y utilizar un buen antivirus nos pueden ayudar a prevenir este tipo de ataques.

 

Más información: