Según la RAE, un corredor de seguros es un “mediador que realiza su actividad sin mantener vínculos contractuales con ninguna aseguradora“.

En otras palabras: un asesor particular que lucha por tus intereses frente a las aseguradoras. Profesionales del sector asegurador que analizan las necesidades de cada cliente, examinando las necesidades de cobertura reales y buscando el mejor seguro para ti.

Las 7+1 razones

Aclarado el concepto de corredor de seguros, vamos a por las 7+1 razones por las que acudir a una correduría para contratar tus seguros:

1. Total independencia y asesoramiento personalizado

Antes de llevar a cabo la contratación de un seguro, el corredor realizará un estudio y análisis que motive las opciones de seguro seleccionadas en función de su buen criterio profesional. El objetivo es el de conseguir una cobertura adecuada y cubrir minuciosamente todas las peticiones que el cliente quiere proteger. Dado que los corredores de seguros pueden ofrecer a sus clientes productos y coberturas de cualquier entidad aseguradora, el tomador que contrata la póliza tendrá acceso a los mejores productos y condiciones existentes en el mercado.

2. Seguridad

Las corredurías de seguros están inscritas en el Registro Administrativo Especial de Mediadores de Seguros de la DGSFP (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones) y constantemente y permanentemente sometidas a surpervisión, control e inspección, debiendo informar anualmente de su actividad y resultados obtenidos.

3. Representar al cliente frente a las aseguradoras

Una de las funciones básicas del corredor es representar y defender estrictamente los intereses del cliente frente a las aseguradoras. La ley le otorga esta facultad con plena capacidad de negociación con las compañías en nombre y representación de sus clientes en todo lo relacionado con sus contratos de seguros.

5. Capacidad financiera

Los corredores disponen de capacidad financiera, garantizada mediante un aval bancario y/o seguro de caución.

6. Responsabilidad civil profesional

Los corredores y/o corredurías de seguros, disponen por Ley de Mediación de Seguros Privados, un Seguro de Responsabilidad Civil Profesional de al menos 1.800.000.€ como garantía final, en caso de negligencia profesional.

7. Experiencia y conocimiento pleno

Los corredores de seguros disponen de conocimientos, aptitudes y experiencia para el correcto desarrollo de su trabajo, dada su previa y obligada formación en materia financiera, aseguradora y legislativa para poder conseguir estos objetivos.

7. Gestión eficaz, servicio post-venta y defensor del cliente

El corredor de seguros asistirá permanente a su cliente a lo largo de toda la vida del contrato. Le asiste de manera constante, revisando que la póliza sigue adaptada a sus necesidades y pendiente de las novedades legislativas que pueden ocasionar problemas que no están cubiertos. Del mismo modo, ayudarán a sus clientes en las gestiones para la acertada tramitación de los siniestros con las compañías de seguros.

8. ¡Sin coste adicional!

A pesar de todo el trabajo que conlleva este proceso, el corredor no supone ningún gasto para el cliente ya que es la compañía aseguradora con la que se contrate la póliza la que otorga un tanto por ciento al corredor que ha tramitado el seguro.

Desde Serpreco y la Mutua de los Ingenieros nos preocupamos de tus necesidades y trabajamos para ofrecerte las vías y soluciones que se adaptan mejor a ti y a los tuyos.